Telecomunicaciones 5G y el daño al ser humano

Hace un mes, la prestigiosa ComSoc publicó un artículo titulado “The Truth is Out There: Examining the Science Around 5G Paranoia”. La ComSoc es la Sociedad de Comunicaciones del renombrado Instituto de Ingenieros Electricistas y Electrónicos (IEEE), promueve la innovación tecnológica y fomenta la creación y compartimiento de información a través de una comunidad técnica científica. Las revistas de la ComSoc están entre las mejores conceptuadas y tienen un elevado H-index, índice que garantiza la seriedad de los trabajos de investigación (puede verificarse dicha información en el ranking Scimago, por ejemplo).

Dada la premisa y sobre la publicación, podemos resaltar algunas informaciones:

5G es un tipo de radiación electromagnética no ionizante (con las que ya convivimos desde mucho tiempo atrás), logra excitar solamente a electrones e iones libres en movimiento desde un nivel de energía menor hacia un nivel de energía mayor, dicha variación de energía resulta en una variación de temperatura en niveles imperceptibles para el ser humano. Sin embargo, este efecto es estudiado para analizar posibles riesgos. La publicación cita niveles conservadores para los factores de reducción, de 50 para frecuencias abajo de 6 GHz y de 100 para frecuencias superiores. Estos factores de reducción fueron adoptados por la ICNIRP (Comisión Internacional de Protección de Radiación No-Ionizante) basado en estudios teóricos y experimentales. Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la radiación electromagnética es posiblemente cancerígena para el ser humano, clasificándola en el grupo 2B (categoría que es usada cuando hay limitada evidencia). En comparación, las carnes rojas están clasificadas en un grupo de riesgo mayor.

Hay gran demanda por mejores servicios de telecomunicaciones que atiendan sectores esenciales como Educación, Salud, Comercio, Industria, etc. No es posible detener el avance tecnológico y el desarrollo de las naciones, más aún cuando no hay evidencia factible de riesgo. Por ahora, la necesidad de que el gobierno asegure la instalación de equipamientos 5G respetando los niveles recomendados por la ICNIRP es suficiente. Al mismo tiempo, deben ser conducidos mayores estudios que sustenten o no el posible daño al ser humano. Dentro de los niveles recomendados. la radiación electromagnética parece ser un disturbio menor que el cuerpo ha podido atenuar en la gran mayoría de casos.

"La única explicación posible para el sorprendente éxito - sin pérdidas en espacio y tiempo - fue que todos los participantes en todos los niveles y en todas las áreas excedieron con creces la norma de las capacidades humanas". Joseph Shea, the Apollo program manager.

REFERENCIAS

The Truth is Out There: Examining the Science Around 5G Paranoia. Muhammad A. Imran and Yusuf A. Sambo (University of Glasgow, Scotland), Robert Stewart (University of Strathclyde, Scotland), and Rahim Tafazolli (University of Surrey, England). Published: 7 May 2020. Disponible en https://www.comsoc.org/publications/ctn/truth-out-there-examining-science-around-5g-paranoia

ICNIRP, “Guidelines for Limiting Exposure to Electromagnetic Fields (100 kHz to 300 GHz),” Health Phys, vol. 118, no. 5, pp. 483 – 524, 2020.

Public Health England (May 2019), “Guidance Mobile phone base stations: radio waves and health”. [Online]. Disponible en https://www.gov.uk/government/publications/mobile-phone-base-stations-radio-waves-and-health/mobile-phone-base-stations-radio-waves-and-health

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s